Jueves, 21 de septiembre de 2006
Dr?cula (1958) (an?lisis de la pel?cula por la Condesa Beltane)

Cap?tulo I


Dr?cula, cartel franc?s



A lo largo de mi experiencia, no muy dilatada, de cr?tica de los largometrajes dedicados a Dr?cula, esta primera versi?n de la Hammer del 58, es sin lugar a dudas y bajo mi humilde punto de vista LA PELICULA.

La acci?n comienza con la llegada de Jonathan Harker al castillo de Dr?cula, tal y como se nos revela en la obra de Bram Stoker. Pero antes, una nota aclaratoria con respecto a este punto, para aquellos/as que no hayan le?do el libro. Esta pel?cula es una adaptaci?n bastante libre de la obra, como la mayor?a de cintas dedicadas al conde, sin embargo es bastante fiel en cuanto al esp?ritu de la misma, as? como en la caracterizaci?n del conde.

Castillo de Dr?cula
Decorado del castillo, Harker llegando a su destino


Pues bien, como dec?a al principio, todo comienza con la llegada de Harker al castillo de Dr?cula; una vez dentro se dirige hacia el interior del mismo hasta que llega a un sal?n donde se haya dispuesta su cena y una carta, en la que su anfitri?n se disculpa por no haber podido recibirlo.

Hasta este punto todo va como la seda, pero cuando Harker, por accidente, tira una bandeja al suelo y empieza a recogerla, aparece en escena una mujer bastante sospechosa, que sin decir palabra se limita a mirar amigablemente al invitado y este muy caballeroso le comunica que es el nuevo bibliotecario, en contraposici?n del libro donde este es un abogado que va al castillo para terminar el papeleo de una propiedad reci?n adquirida por el conde en Inglaterra.

La susodicha individua, le pide entonces ayuda para que la libere de Dr?cula, pero entre esa revelaci?n y el aturdimiento de Harker, la mujer calla y desaparece corriendo; es entonces cuando el bibliotecario se da la vuelta y aparece en escena el mism?simo Dr?cula, quien, muy cort?s, se presenta y lo conduce a su habitaci?n, una vez en esta le hace saber que durante el d?a se mantendr? ausente por negocios, (negocios...je,je,je) y en Conde a su vez conoce a la prometida de Harker por unas fotos.

Harker y Dr?cula
Harker y Dr?cula parece que van a ser amiguitos...


Una vez que Jonathan se queda solo, la puerta es cerrada con llave desde fuera y es entonces cuando aparecen m?s sorpresas, puesto que Jonathan empieza a escribir en su diario sus verdaderas intenciones, no es el inocente individuo al que nos ten?a acostumbrados/as el cine, sino que sabe perfectamente qui?n es Dr?cula y ha venido a destruirlo. Para m? este es un aspecto realmente bueno ya que parte de la idea de que el espectador conoce lo suficiente al personaje y no hay necesidad de descubrirlo, lo importante es darle caza. La siguiente escena gira tambi?n entorno a esa idea, puesto que se ve al conde caminado r?pidamente hacia el bosque para lo que sobradamente sabemos...

El supuesto bibliotecario es despertado por el ruido de la cerradura al girar la llave y sin ninguna otra cosa m?s interesante que hacer, abre la puerta y decide inspeccionar el castillo, dirigi?ndose directamente a la biblioteca, donde se encuentra con nuestra cada vez m?s sospechosa amiga que le vuelve a pedir ayuda; el muy inocente se la promete dej?ndose abrazar por la individua que corrobora entonces nuestras sospechas, mostrando unos afilados caninos que no tiene reparos en dirigirlos al cuello de su incauto defensor.

Inmediatamente se la quita de encima y a su vez aparece el conde en la puerta con la boca ensangrentada mostrando su verdadera cara. Se interpone entre su invitado y su amante, para qu? nos vamos a andar con rodeos, ella intenta otra vez degustar a su v?ctima pero el conde se lo impide arroj?ndola al suelo, en esto que nuestro amigo intenta defenderla, (yo que ?l los dejo, a ver si se matan, pero en fin) y es apartado de malas formas por Dr?cula que lo agarra por el pescuezo y a punto est? de enviarlo al otro barrio. Una reducido el pobre hombre que queda tendido en el suelo semi-inconsciente se dirige de nuevo a su vampira y se la lleva en brazos no sin antes dedicarle una col?rica mirada a su huesped, quien pierde el conocimiento. Cuando lo recupera est? tendido en lo alto de la cama de su habitaci?n. Al darse cuenta de la metedura de pata que ha cometido y constatar que ha sido mordido en el cuello, vuelve a coger su diario y a escribir que va a intentar de forma desesperada acabar con el conde; una vez hecho esto escapa de la habitaci?n por la ventana y esconde el diario en un ?rbol situado al cruce del camino, para dirigirse al refugio diurno del conde, donde encuentra al vampiro dormido pl?cidamente en un sarc?fago de piedra, as? como a su acompa?ante; muy decidido saca la estaca y el martillo y se dirige primero a ella. Al tiempo que le clava la estaca y ante los chillidos de la mujer, Dr?cula despierta, con una cara de odio reprimido que se torna en satisfacci?n sarc?stica cuando observa a trav?s de la ventana como va anocheciendo. Una vez que han cesado los gritos nos encontramos con que la belleza de lo que parec?a una mujer joven, se ha tornado en el cad?ver de una anciana. Harker bastante asqueado vuelve la cabeza y se dirige al sarc?fago del jefe, pero... error, ya no est? ah?, sino en lo alto de la escalera sonriendo de medio lado como diciendo ?ahora lo vas a flipar, nenito...?, cerrando la puerta ante el p?nico del desatinado cazador, a quien le pod?an haber ido mucho mejor las cosas si hubiera empezado por donde ten?a que empezar.

El creador de todo esto
Bram Stoker, autor de la novela


Inmediatamente cambiamos de escenario y nos topamos con un enorme letrero de una posada en el que se representa una hermosa llave; este cambio tan brusco no nos da ni a pensar en lo que acabamos de presenciar, que no es moco de pavo, si tenemos en cuenta el protagonismo que Harker tiene en el libro y el papel de h?roe rom?ntico que hasta ese momento le brind? el cine. Retomando el hilo de esta caja de sorpresas y antes de que caigamos en esta reflexi?n, asistimos a la siguiente escena que tiene como protagonista la entrada de un cuarto personaje que se dirige hacia el posadero d?ndonos la espalda hasta que hace su presentaci?n, se trata nada m?s y nada menos que del Doctor Van Helshing, como dir?a Torrente en estos casos ?Lleg? la ley? .

Peter Cushing alcanz? la inmortalidad con este papel
Van Helsing y Cushing, t?ndem inseparable


Este personaje que en el libro nos aparece como el iluminador del misterio y cabeza pensante de los buenos, y que en la famosa obra de Murnau pasa a ser un personaje que aparece, promete ser importante pero que finalmente vuelve a desaparecer, en esta peli tendr? un papel m?s importante, si bien es cierto que en la versi?n de Browning ser? se empieza a atisbar su nuevo protagonismo puesto que finalmente tendr? su papel definitivo en la suerte del conde; sin embargo, es en la de Fisher donde claramente cambiamos de protagonista y asistimos a un nuevo concepto de h?roe, pero que es exactamente un h?roe: cuando aludimos a esta palabra nuestra mente evoca a un colega que preferentemente esta de muy buen ver, es joven y se dedica a proteger a todo el mundo, es un modelo a seguir por los hombres y a su vez enloquece a las mujeres (un concepto bastante machista que ha ido evolucionando pero sobre el que no har? ning?n comentario m?s). Pues bien esto tambi?n se rompe, puesto que el destino de Harker se ha troncado su papel ha de ser representado por otro personaje, en este caso el Doctor, quien no cumple precisamente esa serie de requisitos.

Volviendo a la peli, hab?amos dejado al viajero frente al posadero; este lo saluda y le pide co?ac. A continuaci?n le pregunta por el paradero de un amigo suyo llamado Harker que hab?a tenido que pasar por all? hace unos d?as y que de hecho le hab?a mandado una carta. Toda esta informaci?n es recibida por la cara del posadero con desgana y mal fingido desconocimiento, hasta que la camarera que est? escuchando, interviene para dejar mal a su jefe afirmando que hab?a estado all? y que ella hab?a mandado la carta. En este punto se tiene que callar ante el enfado de su jefe y este aprovecha para mandarle que se quite de en medio. Van Helshing se fija en la original decoraci?n del lugar, compuesta por unas ramas de flor de ajo, y le asegura que si el trabajo que estaban realizando su amigo y ?l daba resultado ya no tendr?an nada que temer, a lo que el otro se limita a responder que le servir? como buen posadero pero que no le dir? nada m?s. La joven camarera al llevarle a Van Helsing una bandeja de comida le descubre debajo de una servilleta el diario de Jonathan y le hace saber que lo hab?an encontrado en el cruce de caminos y que aunque le hab?an dicho que lo quemara, ella se neg? porque su amigo le ca?a bien y era buena persona; acto seguido, desaparece antes de que Van Helhing pueda preguntarle nada m?s.

Van Helsing
Intr?pido Van Helsing


La siguiente escena nos traslada de nuevo al cruce de caminos del castillo, pero desde otro ?ngulo. En el momento que Van Helshing baja de su carruaje y se dirige a la entrada del puente sale a toda pastilla otro carruaje que transporta un ata?d blanco. Nuestro buen doctor tiene que apartarse para no ser arrollado y lo sigue con la mirada un momento para volver a encaminarse hacia el puente y penetrar en el castillo. Una vez en su interior empieza a llamar a Harker adentr?ndose por las distintas dependencias del castillo hasta llegar a su habitaci?n, que se encuentra como si se hubiera librado en ella una batalla campal; no es de extra?ar puesto que ha pasado el terremoto del conde. Van Helsing empieza a dar vueltas buscando ni ?l sabe qu? hasta que le llama la atenci?n un objeto en el suelo: se trata del portaretratos de la novia de Harker, sin fotos y con los cristales rotos (por cortes?a de las buenas maneras del Conde) conservando un trozo de una de las fotos.

Visto lo cual, el doctor empieza a preocuparse por la suerte de su amigo pero sin cejar en su empe?o decide continuar la b?squeda, y llega a dar con la cripta del castillo donde Harker hab?a metido la gamba hasta el fondo. Una vez all? se encamina hacia el sarc?fago de la mujer vampiro comprobando que al menos eso se hab?a hecho bien, pero al darse la vuelta descubre el sarc?fago donde yac?a Dr?cula y al asomarse para ver su careto descubre con dolor que es Jonathan convertido en vampiro, por lo que toma una estaca y un martillo que encuentra tirado en el suelo para acabar con ?l. En esta ocasi?n no se nos presenta la escena completa, lo suponemos por la firme decisi?n con que coge ambas cosas y mira a la v?ctima, y es que esa escena nos espera m?s adelante, pero no adelantemos acontecimientos. De nuevo, con la rapidez de un rayo cambiamos de escenario y nos encontramos a Van Helsing sentado en el sal?n de una casa victoriana dando explicaciones sobre el tr?gico final de Jonathan a un matrimonio que resultan ser el se?or Arthur Holmwood y la se?ora Mina. En este punto, para aquellos/as que hayan le?do el libro les resultar? algo extra?o puesto que Mina Murray como se llama en la obra de Stoker, es la prometida de Harker, mientras que el se?or Holmwood lo es de Lucy Westenra, que para m?s inri en la peli resulta ser la hermana de Arthur, adem?s que se deja en el tintero a dos personajes m?s del s?ptimo de caballer?a que se forma para luchar contra Dr?cula, como el doctor Seward y Quincey Morris. Bueno miento el doctor Seward s? llega a aparecer, pero completamente cambiado y con un papel muy secundario, casi insignificante.

Burgu?s victoriano en peligro
Uno de los cazavampiros victorianos


Y es que hay que tener en cuenta que la intenci?n de la pel?cula no es la del libro. Fisher pretende crear una pel?cula de terror g?tico-victoriano que a la vez sea innovadora y trastoque los valores cl?sicos sobre el concepto de h?roe. Stoker, por su parte, pretende crear una aventura rom?ntica y g?tica pero casi como si fuese una novela de caballer?as. Los arquetipos y nombres de hecho parecen claros, de un lado el malo mal?simo que bien podr?a ser el caballero negro o el Drag?n, Dr?cula, que curiosamente en rumano significa "hijo del Drag?n"; de otro, el sabio consejero o hechicero, el doctor Van Helshing, que ilumina con su luz al grupo de caballeros andantes dispuestos a ayudar a las damiselas en apuros, Lucy y Mina; y de otro el pr?ncipe azul, el se?or Harker, que ha de salvar particularmente a su princesa que ha ca?do en las garras del malvado villano.

Con esta rese?a vemos como los papeles han sido completamente cambiados. La pel?cula no deja en absoluto de ser rom?ntica pero hay un nuevo concepto de h?roe. Harker, el supuesto pr?ncipe azul, ha sucumbido a la primera de cambio, ha cambiado de damisela: ya no es Mina sino Lucy, y ha pasado el relevo a Van Helshing que, por otro lado, ha rejuvenecido convirti?ndose adem?s del iluminador oficial que ya ten?a en el libro, al h?roe indiscutible de la historia, mientras que el grupo de los intr?pidos caballeros se ve reducido al se?or Arthur que por su parte ha envejecido, cosas del cine, pero que en absoluto le restan brillantez a la producci?n que nos relata otra historia no menos apasionante.


El vampiro acecha en Londres
Una escena de la peli


Retomando el punto donde nos hab?amos quedado antes de soltar mi peazo de rollo... tenemos a Van Helsing comunicando la desaparici?n de Harker y su expreso deseo de ser incinerado, labor que ha cumplido personalmente. Las circunstancias de la muerte no las explica por entero, cuesti?n que no satisface a Arthur y lo despide de mala forma, a lo que el doctor muy cort?smente eso s?, se despide y ofrece sus servicios si lo necesitan. Cuando el invitado se ha marchado el matrimonio se dirige a la habitaci?n de Lucy que se encuentra aquejada de una extra?a enfermedad que la deja postrada en la cama debido a una constante debilidad f?sica.




(continuar?...)
Escrito por reginairae @ 18:31  | Cinefilia
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Escrito por rluzmila
Viernes, 22 de septiembre de 2006 | 8:59
mecanografiandoMuy bueno tu an?lisis de la pel?cula.
Esperando la segunda parte.

Y mientras te paso este enlace:
"Evolucionan los vampiros en el cine"
Rosalinda Pi?era
El Universal
Viernes 09 de septiembre de 2005
http://www2.eluniversal.com.mx/pls/impreso/noticia.html?id_nota=64406&tabla=Espectaculos

En una parte de su art?culo escribe lo siguiente:

El conde Dr?cula? (Terence Fisher, 1958)
Christopher Lee recrea un personaje de erotismo subyugante donde la mordida al cuello de la v?ctima es equiparable al acto sexual. Es un hombre con clase, exageradamente atractivo...
Escrito por Condesa_Beltane
Viernes, 22 de septiembre de 2006 | 10:09
Gracias Rluzmila.Fumador Cuando pueda visitar? la direcci?n que me has rese?ado aunque eso de ver el acto de morder a una victima como un acto sexual la verdad es que no me gusta mucho, pero lo que si es cierto es que fue a partir de la Hammer cuando se empez? a ver al vampiro como una persona con fuerte carga sexual. Cosas del cine...
Escrito por reginairae
Viernes, 22 de septiembre de 2006 | 10:09
En realidad este art?culo es de la Condesa Beltane (Carmen Garc?a Martos), una aut?ntica experta en el tema, jajaja. De todas formas me alegro de que te haya gustado. Habr? m?s entregas...
Ah, y gracias por el enlace y la cita.
Escrito por Condesa_Beltane
Viernes, 22 de septiembre de 2006 | 12:13
Gracias Cova por tu infinita amabilidad pero no soy tan experta, soy una aficcionailla que se limita a dar su humilde opini?n y a la que le estas dando una inmerecida fama. Por cierto lo que digo en mi comentario anterior, lo de que ver en el mordisco algo sexual me parece mal, lo digo no porque tenga algo en contra del sexo sino porque eso de hallar placer en que te pegen un bocado de semejantes magnitudes me parece poco creible. O eso o que yo no soy nada masoquista, porque un bocado duele tela y m?s si es el cuello...