Jueves, 14 de agosto de 2008
The mummy: Tomb of the Dragon Emperor




Dirección: Rob Cohen.
País: USA.
Año: 2008.
Duración: 112 min.
Reparto: Brendan Fraser (Rick O'Connell), Jet Li (emperador Han), Maria Bello (Evelyn O'Connell), Luke Ford (Alex O'Connell), John Hannah (Jonathan), Michelle Yeoh (Zi Yuan), Isabella Leong (Lin), Liam Cunningham (Desi Maguire), Russell Wong (Ming Guo), Chau Sang Anthony Wong (general Yang), David Calder (Wilson).
Guión: Alfred Gough y Miles Millar.


Argumento:

Los O'Connell se aburren soberanamente en su palacio-mansión inglés. Por ello, no se lo piensan cuando un enviado del gobierno les ofrece una misión: llevar una joya milenaria a China, donde casualmente tiene el hermano de ella, Jonathan, un tugurio, y donde, también casualmente, está el hijo de ambos, Alex, haciendo excavaciones ilegales en la tumba del Primer Emperador de China. Teniendo en cuenta lo que ya sabemos de las anteriores entregas, es obvio que la momia del Emperador resucitará y además querrá algo muy original: DOMINAR EL MUNDO. Los O'Connell y un par de nativas tratarán de evitarlo.

Comentario:

Si la primera Momia se dejaba ver, pese a sus incontables defectos (abuso de FX, entre ellos), y la segunda, también, aunque con más reparos, esta tercera supera todo lo imaginable en cuanto a absurdo y trama rocambolesca. Tratándose de una cinta de aventuras con mucha fantasía quizás la palabra "descabellado" no sea demérito por sí misma, habida cuenta de lo que se ha visto últimamente (Indiana Jones IV) y las tendencias actuales del cine hacia la insustancialidad y la sustitución de historias y  personajes por millones de efectos digitales que ahogan cualquier atisbo de sentimientos y emociones humanas.



Estampa de aventurero

Pero es que además, esta fallida cinta de aventuras, o más bien de fantasía, carece de un argumento coherente. Se limita a copiar la estructura de sus secuales sin ningún rubor. Los acontecimientos que observamos carecen de mayor explicación, todo parece ocurrir porque esa es la voluntad de los guionistas. El género fantástico corre este peligro. Al dotar a las criaturas sobrenaturales de toda suerte de poderes sin una reglas para su uso, sin unas reglas para ese mundo imaginario, la incoherencia se hace dueña de la historia. Por ejemplo, el emperador dragón domina los elementos naturales, pero cuando pelea con los humanos corrientes y molientes no hace uso de estos poderes más que cuando le apetece. Al verlo sumergirse en la fuente de la vida de Shangri-Lá te preguntas por qué sale convertido en un dragón de tres cabezas. Nadie ha explicado nada al respecto, y te limitas a aceptarlo porque te lo imponen. No parece un elemento con lógica o con una funcionalidad clara en la historia (salvo la de darle título, quizás, aunque también se transforma en más animales raros con apariencia de dinosaurios, y no se titula "El emperador triceratops").



Familia unida para despertar muertos

La idea de partida el caso es que no era mala. Ahora que China está de moda y sigue siendo un lugar desconocido, no estaba mal lo de resucitar a uno de sus personajes históricos más famosos, el primer Emperador, que se hizo enterrar con su fabuloso ejército de terracota. La película explica este ejército de barro como consecuencia de una maldición. Pero ya la lista de despropósitos empieza por ahí: en primer lugar, no se trata de momias, sino de figuras de terracota, lo mismo que el emperador, víctima de la misma maldición. Te preguntas, ¿quién organizó ese fenomenal enterramiento si cuando la maldición el Emperador y sus soldados fueron aniquilados? Parece que alguien se molestó en tomar el ejército de barro y al líder y darles sepultura en un mausoleo gigantesco en el que como no podía ser de otro modo en este tipo de películas, hay toda suerte de mecanismos extravagantes para evitar su profanación (flechas que se disparan al pisar baldosas, etc). Luego resulta que para despertarlo de su letargo hace falta sangre de una persona pura y de buenos sentimientos... y usan a  la mujer de O'Connell, que digo yo tampoco es que sea la Madre Teresa de Calcuta; también es necesario un objeto, que precisamente es el que los O'Connell llevan a China por orden de su gobierno. Y lo llevan justo a la persona adecuada para que los traicione y levante a la "momia" (que no lo es, repito, sino una criatura más bien estilo golem, pero con voluntad propia). Tampoco tiene explicación que la única arma capaz de matar al Emperador sea una daga que porta una joven china; te dicen que es así y punto. A nadie le importa dotar al elemento fantástico de un mínimo de lógica y credibilidad.



Mucho ruido y pocas nueces

Para colmo de males el argumento, por llamarlo de alguna manera, es un batiburrillo de elementos pop de lo más estúpido; con decir que salen hasta Yetis... y Shangri-Lá (que se limita a ser un decorado en una cueva, con una fuente que da la vida eterna, y un paisaje verde sacado casi de El Señor de los Anillos). No deja de ser curioso que se hable de este lugar como si todo el mundo lo conociera; nadie explica nada en absoluto de lo que significa en la cultura oriental ni los mitos sobre él. También se desaprovecha, claro.



Jet Li, el Emperador, en una de las pocas escenas en la que le vemos la cara

Como en toda película de aventuras tienen la "originalidad" de incluir una persecución por Shanghai, con el decorado imprescindible del Año Nuevo Chino. Los amantes del cine ya saben que uno de los tópicos más conocidos de las películas de acción es que toda persecución de vehículos urbana debe de estar ambientada en algún barrio chino, con sus festividades típicas. En este caso lo tenían fácil ya que estaban en China. Otro tópico es la destrucción de puestos callejeros. No se preocupen, se cumple con creces. Técnicamente la persecución es eterna, aburrida y repetitiva de elementos ya visto en otras películas. Algo muy molesto es el exceso pirotecnico y ruidoso. En general esta es una cinta increíblemente ruidosa, pero no logran siquiera con el estruendo disimular lo vacuo de la propuesta. Las escenas de acción son confusas, mareantes y estrepitosas, sin emoción ni verdadero sentido de la aventura.



El niñato entre las figuras de terracota


Pero todo lo anterior podría perdonarse si fuera al menos entretenida, cosa que solo lo es a ratos, y solo cuando aceptas con resignación lo que tienes enfrente y que ya has pagado el ticket de 5 euros. Rara vez me sucede viendo una película que tenga ganas de salir del cine inmediatamente. Es más, juraría que jamás me había pasado. Pero las primeras escenas de La Momia III son una auténtica prueba de fuego para cualquier aficionado al cine con un mínimo de exigencia. No me refiero a la introducción histórica sobre el Emperador, sino a lo que viene después, las idílicas escenas de la vida familiar de los O'Connell (que viven en una pedazo de mansión inglesa que les ha cedido con gentileza Lara Croft), realmente sonrojantes, causantes de vergüenza ajena y muy tediosas, con un humor tan estúpido que parece casi imposible que se hayan atrevido no solo a dejarlo por escrito sino incluso a filmarlo y a exhibirlo delante de ¡todo el mundo! ¡Y firmando el guión con sus verdaderos nombres y apellidos! Es que encima de estúpido es inverosímil: O'Connell es capaz de todo tipo de proezas físicas, se le supone un hombre de acción, ha ejercido de espía incluso, ha estado en la legión Extranjera... pero no sabe pescar con caña (prefiere la pistola, a tiro limpio). Para colmo de males, el cambio de la actriz principal (antes Rachel Weisz, ahora Maria Bello) perjudica notablemente la película. Los guionistas no deben de haber visto las anteriores películas, porque el personaje de Evelyn ha cambiado y no solo de físico. Ahora parece snob, estúpida, aburrida, cursi y ñoña a más no poder. Antes no era así. Además, en sus primeras intervenciones se introduce un elemento que puede inducir a engaño o a confusión y que tal vez es un apaño para disimular el cambio de actriz: Evelyn está leyendo fragmentos de su último libro (resulta que es escritora y tiene publicados dos libros titulados "La momia" y "El regreso de la momia", como las dos películas anteriores), y una lectora le pregunta qué tiene en común con la protagonista de las novelas; ella responde que no se parecen en nada. ¡Tiene razón!, pero esta inclusión casi metacinematográfica parece sugerir que las películas de la Momia I y II no sucedieron "en la realidad", sino que son fruto de la imaginación de Evelyn, cosa que se desmiente posteriormente. Un caos. Esta chica no tiene carisma ni sola ni junto con Brendan Fraser. Juntos están insoportablemente ñoños, tanto que dan ganas de que muera alguno de ellos de verdad (sin posibilidad de que lo resuciten con alguna argucia; por mala suerte, siempre hay algo a mano capaz de resucitar).



En 20 años O'Connell no ha cambiado de peinado, pero Evelyn sí que está cambiada...

Todo en la película es un continuo error, como el hecho de que el hijo de los O'Connell parezca casi de la misma edad que ellos. No es creíble por mucho esfuerzo de imaginación que pongas. Además, no tiene carisma ni gracia ni nada. Y sus problemas familiares son tan estúpidos como tópicos: es rebelde porque ... ¡ha dejado la universidad! ¡Dios, qué disgusto, y qué terrible transgresión! ¿Qué habrán hecho esos malos padres para lograr un resultado tan infame? Los diálogos donde se desarrolla este drama son de los peores de una película que justamente destaca por sus pésimos parlamentos; así que imaginen. El resto de personajes son igual de estúpidos: El Emperador quiere dominar el mundo y ya está, sin matiz alguno, apenas tiene participación ni sientes empatía u odio hacia él, solo indiferencia; la bruja china, desaprovechada y con un final previsible; su hija, ídem de lienzo; el hermano chistoso, rídiculo; los ayudantes del malo, más planos y sosos que nunca; los yetis, muy blancos y parecidos a gatos... El personaje del aviador me suscita además una reflexión... ¿por qué en las películas de aventuras los aviadores o pilotos de artefactos voladores están todos locos? Va camino de convertirse en otro tópico.


Siempre hay un libro con fórmulas que no se deben leer

Parece que también es casi canónico que en medio de una acción arriesgada, superpeligrosa y que te pone en peligro de muerte, los personajes empiecen a soltar idioteces y gracietas sin ton ni son, todo muy realista y verídico; el miedo a la muerte simplemente no existe en estos personajes. Incluso cuando alguno de ellos se ve en el último trance se lo toma como un trámite (bah, no importa, ya me resucitarán luego...).

Que no se me olvide señalar la irritante repetitividad de las "gracietas" todas del estilo: "odio a las momias", "las momias son esto y son lo otro", "otra vez"... Alusiones constantes a las anteriores aventuras, y a su condición de "despierta-momias profesionales"

Ah, y para remate, la última gracia. El hermano de la protagonista que huye a Perú para escapar de las momias... y nos avisan en un cartelito que tiempo después se descubrieron momias en Perú... ¡Increíble! Encima nos tratan de incultos, y lo que es peor, amenazan con una cuarta entrega.

Esta película banal, ruidosa, caótica, sonrojante e infantil no le puede gustar ni a un adolescente sin cultura cinematográfica.

Escrito por reginairae @ 18:18  | Cr?ticas de cine
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Escrito por Thersuva
Jueves, 14 de agosto de 2008 | 18:57
Ejem, t? si que sabes animar a NO ver una pel?cula. NO!
Escrito por Thersuva
S?bado, 16 de agosto de 2008 | 16:15
Vaya. Me extra?a que, fascinada como pareces por el "gui?n" de la pel?cula no hayas mencionado esa brillante y profunda escena... la conversaci?n paterno filial en la que Rick y Alex comparan "ingeniosamente" las diversas utilidades, potencia etc de sus respectivas armas...

Est? a la altura de la escena en la que Rick pesca truchas a tiros, si no por encima.

Lo ?nico presentable de la pel?cula es el pr?logo en la antigua China, que (por un instante) parece prometedor, y las interpretaciones y momentos en pantalla de las dos mujeres chinas, Zi Yuan y Lin, quienes, por cierto, parecen estar en otra pel?cula... una seria, una digna.

De la sustituci?n de Rachel Weisz por Maria Bello o de Jet Li mejor ni hablo. Ser?a demasiado largo... y triste...

Eso de transformarse en todo tipo de animales ex?ticos para chorradas y que al luchar con Rick lo haga en fr?gil forma humana... Pero me callo.
Escrito por reginairae
Domingo, 17 de agosto de 2008 | 2:14
Se me olvid? mencionar esa pat?tica y fuera de lugar escena, es cierto. Pero bueno, cuando crees haber visto la peor pel?cula de la historia y piensas que no puede ser superado... aparece otra peor, jajaja. y es que he visto "Los guardianes del D?a" DemonioDemonio