S?bado, 08 de agosto de 2015

La momia (The Mummy)

Año: 1959
Duración: 88 min.
País: Reino Unido
Director: Terence Fisher
Guión: Jimmy Sangster
Productora: Hammer Film Productions / Universal Pictures


Reparto: Peter Cushing, Christopher Lee, Yvonne Furneaux, Eddie Byrne, Felix Aylmer, Raymond Huntley, George Pastell, Michael Ripper


Argumento:

La familia de arqueólogos Banning encuentra la tumba de la princesa Ananka, suma sacerdotisa del dios Karnak. Y alguna cosilla más junto al cuerpo de la princesa... Cuando Banning padre lee sin querer el Libro de la Vida y trae de vuelta a una momia milenaria, se vuelve loco de la impresión. De regreso a Gran Bretaña, sin embargo, es cuando empezará la cosa a ponerse fea en serio. Un tipo alto y envuelto en vendas anda suelto por la campiña británica. No tardarán en empezar a morir los sacrílegos violadores de tumbas...

Comentario:

Este remake de la película homónima de la Universal, protagonizada por Boris Karloff, fue otra de las incursiones de la Hammer en el mundo de los monstruos, y no precisamente de las mejores.

La cinta, como casi todas las de la productora, adolece de una alarmante falta de medios, aunque en este caso, a diferencia de otras obras más redondas, ni el guion ni la historia ni la dirección casi logran compensarla.

Todo un clásico: Cushing y su lupa

Justo, uno de los mayores fallos de la película es su guion. La historia es parca en acontecimientos, y se nota, sobre todo porque incluso con su reducido metraje, intercalan rellenos y escenas cuyo único objetivo es decorar un poco. Un ejemplo es el largo flashback que narra cómo Kharis, el sumo sacerdote del dios Karnak, enterró con todos los ritos preceptivos a la princesa Ananka, y luego violentó la tumba con la intención de resucitar a su amor prohibido. Incluso nos cuentan el castigo que recibió (le cortan la lengua y lo meten como momia viviente en un cajón para toda la eternidad). Es cierto que puede ser más o menos interesante, pero para mi gusto corta bastante la película. También es destacable, y no para bien, otro flashback donde se nos explica lo que ya sabemos o intuimos, que el padre del protagonista encontró el libro de la vida, lo leyó y resucitó a la momia, y luego vino el seguidor del culto de Karnak de la era moderna, el egipcio que controla a la momia, y se llevó el pergamino. ¡Todo eso ya lo habíamos intuido! ¡Y nos repiten las mismas escenas!

Como es habitual en muchas películas Hammer dirigidas por Terence Fisher se incluyen algunas situaciones de alivio cómico, en este caso protagonizadas por los cocheros que llevan la caja con la momia por la campiña inglesa y la pierden en un pantano y por un borracho cazador furtivo.

Sir Chris hizo varias veces de egipcio. Esta es una de ellas.

El guion es bastante previsible. La momia trata de matar uno por uno a los violadores de la tumba, hasta que se topa, qué casualidad, con la esposa del protagonista, cuyo rostro es exactamente igual que el de la princesa Ananka de la cual estaba enamorada. Ya se puede imaginar lo que pasa entonces...

He leído en algún lado que la música de la banda sonora es la misma que la que se usó en la versión de la Universal. En todo caso, en muchas partes resulta invasiva y machacona, aunque en sí no está mal.

Entre las cosas destacables: las peleas entre Kharis (interpretado por Christopher Lee) y John Banning (Peter Cushing), la agilidad de las escenas donde ataca la momia, la ciénaga misteriosa de la que surge esta después de caer el cajón que la transportaba y algún que otro detalle de dirección (los planos inclinados de las escenas del manicomio, para transmitir la idea de locura y confusión).

Esto es por no usar protector solar en Egipto, que ahí pega mucho el sol

¿Por qué unas veces la momia recibe disparos y ni se inmuta, y al final la matan a tiros...?

Christopher Lee no habla mucho en esta película (recuérdese que es una momia viviente a la que cortaron la lengua), solo un poco en el flashback. Su interpretación es puramente física y mímica. Y aunque los vendajes no son muy convincentes (parece que lleva un pijama), su personaje transmite cierta sensación atemorizante, y al final, cierta ternura también. Peter Cushing, auténtico protagonista, está bien, como siempre, aunque no se entiende qué aporta al personaje el que este se quedara cojo en Egipto.

Esas escenas que tanto gustaban a Peter y Chris

En resumen, una obra Hammer un poco menor, pero que está bien para fans de la productora y de los actores, a pesar de sus obvios defectos.


Escrito por reginairae @ 12:31  | Cr?ticas de cine
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios